Mi aventura Vo2Max

El sábado nos entregaron los uniformes del equipo. Lo confieso, ¡yo sí estaba emocionada! La entrega, además, concluyó con la toma de una foto en donde estamos todos: los súper corredores, los maratonistas, los siempre ganadores en su categoría, los novatos, los que tenemos poco pero le echamos ganas… vamos, estamos todos, todos los corredores Vo2Max, incluyendo a nuestro súper entrenador.

Con la playera


Mi aventura con Vo2Max comenzó en enero de este año. Por insistencia de José Luis acudí a un entrenamiento en el parque Naucalli y me gustó. Luego fui a uno de sus entrenamientos de distancia y simplemente me enamoré del grupo. Era por todo: unos locos que disfrutaban correr tanto como yo, un buen ambiente fraternal y la grandiosa experiencia de correr en un bosque.

Con la sudadera


Vamos, para mí era mágico porque estaba con personas que corrían y me sentía parte de un grupo. En Vo2Max ya no escuchaba el clásico “si sigues corriendo así te acabarás las rodillas”. Aquí todos, grandes y chicos corremos porque nos gusta, porque es nuestro hobbie y nadie se ha acabado las rodillas. Era como estar entre personas que entendían por qué me levanto a correr 10k todos los días, sentirme parte de y dejar de ser el bicho raro.


Así es que los últimos 9 meses de mi vida he convivido cada 8 días con puros corredores y de todas las edades. Los sábados, los veo en la pista de atletismo de la FES Iztacala y los domingos nos vemos en punto de las 6 30 afuera del parque Naucalli para emprender el camino hacia la Pila, el Ocotal, el Desierto de los Leones, C.U., el Autódromo o, en su defecto una competencia en la que siempre alguno del grupo se sube al podium.


Sin más, estoy agradecida con el grupo por recibirme, por dejarme correr a su lado, por darme tips y ánimos en las carreras, por verlos pasar cuando yo apenas voy, por el relajo, las bromas, los chistes, la convivencia, la buen vibra, el trabajo en equipo (sí, aunque no lo crean, se puede correr en equipo), pero sobretodo por ser mi familia Vo2Max, por sentirme cobijada y feliz cada fin de semana de estos 9 meses que espero se conviertan en muchos años.

¡¡Este es mi uniforme!!


Y como dice Adrián: Orgullosamente Vo2Max.


Por cierto, si se preguntan de dónde viene el nombre, Vo2Max es la capacidad aeróbica total que tiene una persona.

Se ha producido un error en este gadget.

Soy una mujer en construcción

Seguidores

Buscar este blog