¡Adiós 2011!


Querido 2011, quiero decirte que, después del 2004, tú fuiste el PEOR año de mi vida. Durante estos 365 días en que estuvimos juntos, lo perdí absolutamente todo: compañías (que no amistades) un amor, la confianza en los que me rodeaban, la brújula y para rematar, hasta me perdí a mí misma. No miento al decir que me alegra que te vayas, que estés muriendo, porque realmente tengo la esperanza de que tu seguidor, el 2012, sea en verdad mucho mejor. Aún con ello tengo que admitir que de ti o gracias a ti, aprendí muchas cosas (de la forma más dolorosa, pero a veces la letra sólo entra con sangre) y que lo mejor que me dejó el camino andado junto a ti fue TRABAJO jajaja de hecho, creo que nunca había trabajado tanto y, junto al trabajo, obtuve dinero.

Alguna vez pensé que si tenía el dinero suficiente (nunca me ha interesado tener mucho) sería muy feliz, pero fui más felices en otros días, cuando no tenía ni un peso en la bolsa, pero estaba enamorada y correspondida (no sé si bien correspondida, pero al menos, correspondida), así que quizá esto sea otra cosa que tengo que poner en la lista de las cosas buenas: aprendí que no necesito el dinero para sonreír.

En fin que ya te vas y hay que despedirte como se debe. Martha dice que al cerrar un círculo, mágicamente se cierran los demás, sin importar cuánto tiempo lleven abiertos, así que estoy dispuesta a cerrarte con broche de oro. También dice que la mejor forma de cerrar un círculo es dando las GRACIAS, incluso a aquellos que ni siquiera se imaginan que uno vaya a agradecerles, así que sin más, aquí va mi lista de agradecimientos y comenzaré con l gran maestra:

A la Gorda Mantecosa (GM). Uff a ti tengo muchas cosas que agradecerte. Jesús tenía razón, sólo que no podía verlo cuando me lo dijo, pero al final sí resultaste LA GRAN MAESTRA. A ti, tengo que agradecerte las lágrimas que derramé los últimos 6 meses de mi vida, pero más allá del dolor, me queda clara la razón por la que te asomaste en mi vida, pues de ti aprendí, con sangre (y lo digo en el sentido LITERAL de la palabra, pues terminé vomitando mi sangre en urgencias) que uno no debe quedarse con quien no quiere estar sólo por no estar sola o por acompañar a una amiga, noooo, uno debe irse si no le gusta la gente, lo que hablan, lo que dicen, cómo se comportan, cómo se expresan de las demás personas. De ti aprendí que uno debe cuidarse de elegir bien sus compañías, así sean meras compañeras de trabajo. También aprendí que uno no debe andar poniendo el calificativo de “amigo” a cualquiera que se siente a platicar contigo. Aprendí que si alguien traiciona a una amiga (como tú lo hiciste con tu amiga Laura y su esposo Juan Pablo) es absolutamente NATURAL que traiciones a otras. Aprendí que una persona que inventa cosas de lo demás, no es una buena compañía porque inevitablemente inventará cosas sobre ti, como lo hiciste tú. Aprendí que hay que escuchar bien y mirar muy bien cómo se desenvuelve otra persona con los demás, cómo se expresa, porque no hay de otra, sí contigo habla pestes de los demás (aunque sean sus “amigas”) es SEGURO que de ti hablará las mismas cosas o peores. Aprendí que por más que un se esfuerce en cuidar algo, cuando hay gente como tú, cerca, el resultado final será la destrucción y por todo eso que escribo tengo que darte las GRAAAAAACIAS!! EN GM encontré a las personas más feas, bajas y tramposas que he conocido en mi vida, pero tú LES GANAS A TODAS!!! Gracias por eso!!!! Contigo, como dice la canción, APRENDIIIIIII!!!!!

Conejito. ¡Ay dios! De ti aprendí que existe una sutil e imperceptible diferencia entre la ILUSIÓN y la MAGIA, no, no son lo mismo. La magia existe hasta en las cosas más simples, la ilusión no es más que el mero espejismo de ésta. No sabes la ilusión con la que yo te esperé y claro, me hice miles de expectativas sobre ti, pero al final no hubo magia, al menos no de tu parte. Pero no importa, te doy las GRACIAS por enseñarme que el amor ocurre sin planes, en el lugar más inverosímil, de la forma en que uno menos se lo espera. Aprendí que el amor no se esconde y no se calla, se celebra. Aprendí que para escribir hay que sentir intensamente, hay que vivir experiencias y que uno puede saltar sus propios límites. GRACIAS por mirarme y hacerme sentir viva, bonita, inteligente, exitosa… gracias a ti hoy soy una mujer completa, llena espiritualmente segura de mi misma. Gracias a ti escribí mis mejores cuentos y un poema y mis mejores textos para revistas. GRACIAS por hacerme creer de nuevo en mi, aunque la forma en que lo hicite haya sido dolorosa.

Alejandro. De ti aprendí que uno no debe andar siendo buena onda e intentando no lastimar a alguien que de entrada, te está haciendo daño. También aprendí a no andar creyendo lo que la gente dice, tú decías muchas cosas y al final, un horrible correo me obligó a buscar la verdad, así que GRACIAS por ese correo, pues justo ese día, te pude ver como realmente eras y me di cuenta que durante todo este tiempo había estado manipulada y acosada ¡¡¡¡¡y no me di cuenta!!!! Debo aceptar que eres buenísimo, fingiste ser mi amigo, fingiste que me querías mucho y sólo me llenaste la cabeza de malas vibras sobre las personas de mi trabajo ¡increíble! gracias a eso me di cuenta que aún no he superado mi dulzura tóxica y qué crees???, la superé. GRACIAS por enseñarme lo que no es el amor y lo que no es la amistad y que uno no puede andar por la vida creyendo en toda la gente. Pero también tengo que darte las gracias por llevarme al hospital y por a tu manera consolarme cuando lo perdí todo.

Sandy. A ti GRACIAS por aguantarme, no sé cómo lo haces, eres una SANTA. Gracias por escuchar todas las veces que lloré contigo por el conejito. GRACIAS por las carreras, los días de chelas, mi cumple en el Rock 2000 (aunque no te gusten los antros). GRACIAS por las tardes de café. Por los días de chat, por tu amistad y paciencia. De ti he aprendido la perseverancia, la comprensión, la amistad a toda costa y que uno debe hacer lo que le gusta, sin importar que eso pueda resultar aburrido para los demás. Gracias por hacerme compartir mi tiempo y mi dinero en dar a otros, aunque sean amigos peludos. GRACIAS por ser mi súper amiga.

Y finalmente, y no por ser menos importante, quiero agradecer a mis amigos de siempre, MONICA, por escucharme y volver a ser la niña de siempre, sonriente y enriquecedora. A MariCarmen, por enseñarme que uno puedo hacer los sueños realidad si elige con conciencia y nunca claudica. A Toño, por abandonarme en el peor momento, por enseñarme que la gente viene y va, por enseñarme que uno no debe dar por hecho todo, pero sobretodo, por enseñarme que sí se puede cambiar y si se puede superar el pasado. Gracias también por traer a Miriam a mi vida, quien curiosamente estuvo conmigo cuando tu te alejaste. Gracias Miriam por enseñarme que se puede tener una visión psotivia en todo momento y que siempre hay metas que se cumplen y se conquistan. Gracias a Lulú Podestá por volver a mi vida y mostrarme lo que es una familia unida y la lucha de siempre por el amor y la amistad. Gracias a Lula Carmona por el cierre de año de carreras, por nuestra naciente y prometedora amistad y porque sé gracias a ti que vale la pena comenzar de nuevo. Gracias a Yadis!!!! Por su tiempo de calidad, por tus sonrisas, tus bromas, tu buena vibra, por enseñarme que se pueden superar cosas adversas y que lo más importante en esta vida es rodearte de personas que tienen algo que aportar y tu lo tienes todo!!!

Gracias a Tere por traer al mundo a su maravillosos bebé, por ser una mujer de mucha luz y paz, por las horas que me diste leyendo mis historias, por el consejo de hablar sobre mis sentimientos con el conejo, gracias a ti me di cuenta que estaba enamorada y gracias a ti sé que jamás se debe confiar en una persona con el nombre que tú y yo sabemos jajaja. Gracias por tus palabras de ánimo y tu visión positiva sobre lo que me pasaba. Felicidades por el nuevo bebé. Gracias a Omar por las corriditas y por toda la ayuda prestada para el RETO Yo Con Diabetes, gracias por enseñarme que uno puede terminar lo que se proponga y gracias porque a pesar de tu historia horrible tienes el ánimo de seguir adelante y ayudar a otros a salir. Gracias a Marco por las comidas extremadamente interesantes, por las recomendaciones de libros, por las múltiples chambas que me conseguiste y por mostrarme que sí existen los hombres a los que les rueda la piedra.

Gracias a Ross por enseñarme que bien vale la pena tener un pensamiento positivo de las demás personas. Gracias por la ayuda prestada, por enjugar mis lágrimas afuera de GM y hacerme ver las cosas de otra manera. Gracias a mi sobrino y sobrina por cuidarme después de que salí del hospital y Gracias a mi madre por escucharme (sí, me escuchó por primera vez), por abrazarme y aconsejarme en el momento más duro del 2011 y gracias por la paciencia en mis días depre.

Gracias a LuisMiguel, a MariLú (por hacerme ver que hay amigos que no atacan y que, a la distancia, se dan cuenta de lo maravilloso que puede haber dentro de mi), gracias a Karla por ser una mujer de 10 y un ejemplo a seguir. Gracias a Jesús Piña por sus textos, a Abraham por sus post en FB y por sus abrazos y luz. Gracias a Érika, gracias a Martha, gracias al doctor José Luis, a Dianita y a Monse por sus sonrisotas. Gracias a Gaby por las pláticas en inglés que nos hacen reír horrores y gracias por los consejos!!! Gracias a todos por las buenas y las malas cosas. Hoy soy más fuerte y diferente.

De viaje por el firmamento


Hoy, ya para cerrar este año de locuras, quiero poner un texto hecho para Doty, mi perrita que murió el 1 de julio de este año. Su deceso ocurrió en medio de una tormenta sentimental y fue sumamente dolorosa y por la cual no puede escribirle nada, salvo una despedida en mi Fecebook. La gente que me conoce sabe lo que significan para mi mis perros y por eso hoy quiero rendirle el tributo que merece esta amiga perruna en particular. Por todo lo que fuiste e hiciste por mi, por todo lo que representaste, por nuestros 12 años de amistad, querida Doty, este texto es para ti.


Doty llegó a nuestras vidas unos meses después de concluida la huelga de la UNAM en 1999. Lo recuerdo muy bien porque Salma (una perrita que tenía) se estresaba demasiado cuando se quedaba sola cuando retorné a la escuela y una vez que Doty llegó, la vida de Salma, tanto como la de mi madre y la mía, cambiaron por completo.

La adoptamos. De hecho en realidad era para mi hermana, pero yo le pedí a mi mamá de mil formas quedarnos con ella y así ocurrió. Por irónico que parezca, esa Basset Hount ha viajado más que yo. La trajeron de California y viajó por varios puntos del país hasta llegar a la casa de 2 personas mayores que no le tenían paciencia y que la maltrataban. Llegó a mi casa con marcas de maltrato y hambrienta, así que puedo asegurar que su vida también cambió.

Entendió muy bien los trajines de la vida en esa casa, los horarios, lo que no debería hacer y lo que nos parecía chistoso, pronto se adueñó de la cama de mi mamá y de hecho, la adoptó a ella como su humano. Era una perra de enorme corazón. Podía quedarse contigo estoicamente durante las jornadas nocturnas de trabajos universitarios y salir a dar largas caminatas por el bosque, siempre y cuando llevara collar, porque de lo contrario perseguía rastros y te dejaba atrás.

Nunca fue una excelente corredora, de hecho, pasamos varios años de su vida luchando con su visible sobrepeso, pero mi madre siempre le servía un poco más... había pasado un año de hambruna en su antiguo hogar, así que mi mamá la sobre alimentó los restantes 12.

Doty, como una leal y entregada amiga, estuvo conmigo en momentos difíciles, como durante la muerte de Salma, a quien lloró, mi peor año en la vida (2004), el cáncer de mi mamá (de hecho Doty se enfermó junto con ella, igual de cáncer, durante esa época). También estuvo en los momentos felices: la última navidad que recuerdo con cariño, mi graduación, el día de mi examen profesional, una navidad en Cuernavaca. Y momentos chistosos, como aquella vez en que me emborraché sola en mi casa y Tere fue a sacarme de ahí antes de que mi mamá me descubriera. Al salir a la calle, Doty corrió, le encantaba escaparse y Tere la alcanzó y trató de meterla en la casa, mientras que yo borrachísima me quedaba detenida en la reja.

De joven, le gustaba jugar con las botellas vacías de refresco, corría por ellas y luego pedía que se las quitáramos para volverlas a aventar. También le gustaba que Ticth, mi gato, le diera masajes chinos con uñas incluidas y que le apapachara la cara con pequeños lenguetazos gatunos. Ella era un perro sin conflictos de personalidad o rencores o discriminaciones raciales.

Le encantaban los paseos a cualquier hora, primero corriendo, luego a trote y ya en sus últimos años, un paso lento, de anciano, pero con un rostro juvenil, jovial, feliz y agradecido de la maravilla de ver el pasto, las flores o de olfatear a algún otro perrito que curioso le fuera al encuentro. Era tan amigable que los niños la amaban, corrían al verme salir con ella para acariciarla y siempre, siempre, hasta el ultimo día de su vida en que salimos a pasear, había alguien que dijera, ¡qué bonito perro! y entonces, como si ella entendiera, se ponía más derecha y caminaba con clase, sin dejar su sonrisita perruna dibujada y esa mirada de perro hablador... tenía unos hermosos y luminosos ojazos café.

También recuerdo sus ladridos de perro grandote que asustaban al señor del gas, pero que no eran más que la finta, de un amigo que hace un poco por agradar a su amo: defender su casa, aunque en realidad era más buena que el pan. ¿Lo dudan? Doty se dejaba cabalgar por mi sobrina a pesar de apenas poder con su peso y le fascinaba que le jalara las orejas. Luego se acostaba para que le rascáramos la panza llena de pecas. Jamás mordió a nadie, sólo sabía dar amor.

Cuando mi mamá enfermó y hubo que darle quimioterapia, Doty se quedaba dormida bajo los pies de su cama, cuidándola y si mamá se paraba ella iba, siempre a donde fuera y se sentaba junto a ella. Era SU perro. Luego mi mamá le gritaba ¡me vas a tirar! pero Doty jamás se alejaba, aún cuando ella misma tuvo sus quimioterapias. Y es increíble que aún con ello Doty siguiera sonriendo con el alma.

Semanas antes de morir, mi amiga de 12 años me consoló cuando una noche me puse a llorar. Estaba enferma pero yo no sabía. Me daba cuenta de que roncaba mucho, pero pensaba que era por su edad, no era así. Algo en su interior creció para llevársela, al final su cuerpo la traicionó. Esta vez no había tratamiento posible y tras una pésima noche, un breve paseo por el parque y el hallazgo de aquello, Doty partió al cielo de los perros no sin antes, mirarme con sus ojitos sonrientes.

¿Qué pasa con un perro cuando parte?, ¿que queda aquí y que se va? Quedó su cadena al cuello, su correa para pasear, su plato de comida intacto, tal como era desde que lo compramos y una caja de cenizas donde dicen que ella está. Pero también quedaron las tardes de escapadas y de persecuciones, las caminatas, los días en que se convirtió en caballo, las noches bajo mi cama o en la cama de mi madre, todo el amor que me dio y que yo intenté, sólo un poquito, en devolver de vuelta.

Yo creo que se fue su alma perruna a vagar por el cielo, a olfatear rastros, saltar por las nubes, a jugar con los gatos, a ladrar con voz de perro grande y a disfrutar los paseos de caminatas largas, ahora entre las nubes.

No hay nada en el mundo como ver partir una amiga leal. Me acompañaste los últimos 12 años de mi vida y partiste a tus 13 años de edad. Creo que todos en la familia sabemos, que después de un mal año, tuviste años mejores. Te queremos y aún te extrañamos y guardas en nuestros corazón un lugar especial, como un ser que vino aquí a enseñarnos que pese a todo, se puede volver a sonreír. Gracias por eso, amiga Doty.

Cuando ella se fue, yo escribí en mi FB: "Gracias Doty! Por entrar en mi vida y llenarla de amor, por llenar de pelos mi ropa, babear mis zapatos y mi cara. Gracias por tu maravilloso olor a perro, por tus escandalosos recibimientos, por las tardes de caminata. Por las veces que te bañé y terminé mojada. Por tu última mirada, pero sobre todo por la primera. Te vamos a extrañar! No descanses en paz, diviértete en el cielo de los perros. Buen viaje a las estrellas, te veo pronto.

Espérame en el firmamento.






Ventura Beach


It was February 2011, and I was in Playa Ventura, a virgin beach between Guerrero y Oaxaca, in Mexico. In this photo I am with my nephew and my niece. He was 11 and she was 5. I traveled to Playa Ventura with my family: my mother, sister and her husband. I wanted to celebrate my birthday in my favorite place. I love the beach because the weather is sunny and the sea is wonderful.

In Playa Ventura you don´t have anything to do but relax. While I was there, I used to got up at 7:00 am and I went to run. My nephew joined me. We ran 9 or 10 km in the shore of sea and then we returned of Tulipan, the camping where we stayed.

My sister and I prepared brakfast for the rest of the family. All of us used to swim in the sea when we finished our breakfast. We played soccer or voleibol and we wrote our names in the sand. One day my niece did a sandcastle but the sea destroyed it. In the afternoon we prepared the dinner and we saw the sunset at the beach.

My sister took this photo the last day at Playa Ventura. My niece and my nephew said they love me very much and I was very happy. This day returned of Mexico City. I thought that trip would be the start of many good things, but the sea didn´t bring me any good luck.

¿Dónde estás, Martina?

¡Mataron a Martina! fue el grito que despertó al pueblo, seguido del sonido de los cascos del hombre a caballo. ¡Mataron a Martina! se escuchó retumbar dentro de mi cabeza. Me paré, encendí la luz y salí como todo el pueblo al encuentro de aquel hombre que gritaba frenético.

Lo vi cruzar el camino empedrado desde el inicio de San Martín del Mar hasta la última casucha. Le llamamos, pero no detuvo su marcha y entonces aquella frase, comenzó a viajar por mi sangre de la cabeza al corazón: ¡Mataron a Martina!.

Iniciamos la búsqueda de su cuerpo. Yo estaba segura que ella regresaría como siempre, a contarme su andanza a mi casa. Había transcurrido ya tanto tiempo que nadie creía que estuviera viva, ni ella misma, pero no podíamos creer que la hubieran matado.

Buscamos en el bosque. María no la había visto. Buscamos en la cabaña de las mariposas, pero no, era imposible que volviera porque aquel lugar le traía malos recuerdos. Los perros siberianos buscaron también. Olfatearon su rastro, pero ya estaba perdido. Martina tenía tanto tiempo de haberse marchado que nadie pensaba que estuviera viva, pero tampoco nadie pensaba que estuviera muerta.

La búsqueda de su cuerpo se alargó por días. Cansados, algunos volvieron hacia el pueblo, convencidos de que era verdad lo que habían gritado a al entrada del pueblo. Yo seguí buscando entre la hierba a Martina, después de todo ¿qué otra cosa en el mundo me recordaba que yo estaba viva? Ella no podía haber muerto porque entonces, habría muerto mi alma.

Al cabo del tiempo, me quedé sola. Sola como cuando ella se iba a vivir la aventura, pero ahora sin la certeza de que volvería. ¿Dónde estás, Martina?, ¿Por qué te mataron?

Agridulce


Ojalá todo en a vida tuviera un botón "manzanita-zeta" o "control zeta" para los usuarios de PC já, entonces, cuando uno se equivocara podría hacer uso de esa útil herramienta y ¡listo! todo volvería a la normalidad. Pero no es así y entonces uno vive las consecuencias de sus actos. En mi caso, quisiera borrar el momento en el que contesté una llamada y el momento en que no contesté una, aaaaunque, la verdad, de esa última ni me acuerdo ni tengo el registro.

Todo esto lo escribo en el marco de una despedida dolorosa, dolorosa en el extremo, en donde tomar el trago amargo es más dificil de lo que parece y que, sin embargo no hay otra salida.

He pensado tanto en este texto y en lo que quiero decir, pero me cuesta mucho.

El otro día, mi Itunes me jugó una de sus tretas y me puso una rolita de hace tiempo. Me gusta la canción desde hace años, pero luego, con el paso del tiempo, ese tipo de canciones combran una relevancia especial, como es el caso ahora.

La transcribo aquí:

Que no entregaría yo
por tenerte a mi lado,
pidiéndome de nuevo un verso más.

Como hiciste alguna vez,
como ya no has vuelto hacer
y desde aquel mismo momento
quiero que sepas
que vivo loca sólo de pensar
que no te daría yo.

Que no te daría yo,
que fui capaz de amarte
después de destrozarme
ya me ves.

Cuando dije
te daré libertad para crecer
aun sabiendo que contigo
se me iba la vida,
lo hice solamente por saber.

Y ahora entiendes el por qué
de locura hasta enfermé
mi pregunta se ha rendido
pasan los años
y aún te estoy diciendo en mi canción
que no te daría yo.

Y ahora entiendes ya por qué
hoy vivo loca y sólo porque
llegaré a morirme sin saber
que no te daría yo.

Y es verdad, vivo loca sólo por pensar que, aunque yo no hice nada malo y fui totalmente honesta en mi sentir, sobre todo en eso, honesta y fiel a lo que siento, ocurrieron cosas que quizá, por que soy un poco ilusa en ciertas cosas, terminaron por parecer incorrectas. Tuve ayuda, claro, pero ya no hay nada que hacer porque no existe un botón "manzanita- zeta".

Pero tampoco puedo evitar pensar que aunque no hubiera sido eso, habría sido otra cosa. Soy humana y me equivoco, ¡qué le vamos a hacer!

Ayer lo vi y la única cosa que aún nos unía para volver a vernos, se ha ido de mis manos: la entregué. Ya no habrá nada más para volvernos a ver y eso me duele mucho. Hay cosas positivas como haber hablado ya en buen plan y sin tanto insulto y haberlo besado otra vez, con mucho amor. Y mirar sus lindos ojos de sol y tocado su cara y que tocara la mía y me dijera "ojos bonitos" otra vez. Pasar un rato juntos, quizá el último y reír. Abrazarnos y es que algo mágico tenían sus abrazos que congelaban el tiempo y me hacían sentir única, diferente e inmensamente feliz.

Érika pregunta por qué pienso que él es el amor de mi vida y no lo sé. No tengo una respuesta a ello, es sólo sentirlo y sentirlo desde hace una año, desde que nos despedimos por teléfono, él en el aeropuerto y yo en mi casa. Es triste porque siento que teníamos mucho por hacer y que no se pudo por diversas circunstancias en las que incluso intervino la vida já! El asunto es que quizá no es la mejor persona (terminó por decirme que no me conviene que porque cada vez que se enojara conmigo me sería infiel) pero era LA persona con la cual en este espacio de tiempo, de lugar y en esta hora del Universo, yo quería estar. Además no está chido que ni siquiera me diera la opción de decidir.

Recuerdo haberle pedido a Dios, cuando se fue, que lo trajera de vuelta y yo haría el resto y pues bueno, creo que "el resto" no salió exactamente como yo quería, empezando porque quería ir por él al aeropuerto y abrazarlo a la llegada y no pude hacerlo porque al verlo me quedé helada y luego jamas pude decirle que lo amaba, mientras estuvimos juntos. Ahora ya no me cree. Se lo dije al despedirnos.

En fin que esta fue la primera vez después de 6 meses, que pudimos hablar. Chateamos varias veces, pero ahora nos vimos a la cara. Siempre le dije que lo quería ver a la cara pues yo no había hecho nada. Dice que salí a comer con alguien y que no le dije y que omitir las cosas es mentir, honestamente ni sé con quien comí y si lo omití es porque no tenía importancias para mi. Yo sólo quería estar con él, amarlo a él.

Ahora, ya en este punto, calmada y él calmado, puedo decir que está mejor que como antes, aunque sigue doliendo y quizá ya es el momento en que debo dar el trago amargo y continuar...

Quiero escribir una carta aquí, para él:

Tú sabes y lo sabes bien que aquel mail que te escribí era sincero, que eres tú una persona valiosísima para mí. Que te empecé a querer demasiado en Querétaro y que me dolió enormemente que te fueras (aunque nunca dejé de desearte que fueras feliz y aún lo hago).

Sabes bien, también, que no te engañé que no estuve con nadie y que sigo sin estar con alguien por el simple hecho de que yo te quiero y suelo serme fiel a mí, a lo que quiero, a mis sentimientos. Pero aún con ello, sin haberte hecho nada, te ofrezco disculpas si en algún momento te hice sentir mal porque al contrario de eso, yo lo único que quería era que fuéramos felices JUNTOS.

Te ofrezco disculpas por haber escrito de ti lo que escribí en mi blog, por haber creído lo que me dijeron, por dudar de tus sentimientos hacía mí. Te ofrezco disculpas por haber hecho públicos nuestros chats, los mensajes que nos enviamos ese 15 de noviembre y las fotos, ésta que publico en esta nota en particular. Nunca quise molestarte, es mi blog, sólo quería desahogarme porque en verdad tú no sabes hasta que grado me dolió lo que pasó.

Y acepto las tuyas cuando dices que siempre has sido así y que sin importar lo que yo diga, ya no hay marcha atrás. Sé que en el fondo no eres nada de lo que dijeron y lo sé porque en este tiempo juntos, te sentí.

Es una lástima que en este tiempo, en este espacio del universo, no podamos estar juntos, por las razones que sean, por tí y lo que dices ser, por mí y haber salido a comer con alguien, por tu orgullo o el mio, por lo que sea, por no atrevernos, no atreverte, porque soy demasiado buena persona para ti (según tú). Lo que sea que haya sido, es una lástima porque sostendré siempre que en ningún lado estarás mejor que entre mis brazos y porque sé que me quieres (aunque sea un poquito).

Por mi parte, yo sólo puedo decirte que TE AMO. NO es broma, no es un intento por retenerte, sentirlo no tiene una razón en particular o un truco, sólo lo siento y me hubiera gustado que lo supieras y sintieras y que lo supieran todos. Quise tanto cubrirte que terminé por arruinarlo. Quería que nada experior tocara lo que podría ser porque entonces, apenas naciendo, iba a ocurrir lo que ocurrió. No es que no quisiera que supieran que te amaba, más bien quería cuidar el sentimiento hasta que fuera tan grande que venciera lo que seguramente se vendría encima. Es decir, yo sabía que lo que pasó pasaría, era absolutamente natural siendo tú el hombre a quien yo amaba.

Me hubiera gustado publicar esas fotos juntos en mi FB (estuve a punto una vez que saqué de él a la escasa gente de GM que tenía) y me hubiera encantado ir a un lugar muy lejos en Agripino, como me dijiste, ir a otra boda juntos, invitarte a una fiesta familiar como me escribiste, hacer un viaje laaargo y que vieras mi cara y tomaras fotos, como dijiste. Me gustaría haber visto "las magias" (nos quedamos en la uno de cinco) y haber celebrado mi cumpleaños contigo y celebrar el tuyo también .Haber ido a ese concierto de Fernando Delgadillo que quedó pendiente y haberte besado el resto de mis días como te escribí en aquel mensaje.

Moriría por haberte abrazado mientras veíamos una película juntos, por jugar Guitar Hero contigo, correr más de una carrera, darte el conejito de peluche que te había comprado, ir por ti, alguna vez a Acapulco. Pagar esa apuesta en el Rock 2000...

Mataría porque la última vez que estuve contigo, no fuera la noche del concierto de Zoe, y que la útima vez que te vi no hubiera sido cuando me regalaste el Kitty, creo que lo que pasa es que a mi me faltó tiempo para estar contigo y disfrutarte y conocerte y que me conocieras, si eso hubiera ocurrido, jamás habrías creído que yo podría estar con otro.

No sabes lo que yo daría porque la historia fuera diferente. Me gustaría que pudieras saber que yo hubiera dado cualquier cosa por ti, en serio. Que hubiera hecho cualquier cosa que pidieras con tal de estar contigo. Estaba tan dispuesta a arriesgarme por completo que me cuesta trabajo que algo así de inmenso terminara por algo tan absurdo.

Lo que faltó, lo que quedó. Quizá jamás lo sepas ni alcances a comprenderlo, pero para mí siempre serás eso que dice Érika el amor de mi vida. Te amo.

Mensajes de desencuentros


Lo publiqué en mi perfil de Google+ el 15 de noviembre como la fecha en que conmemoraba un hecho que le quitó a mi vida una persona que, a mi parecer, había esperado tanto tiempo. Lo publico ahora como parte del largo adiós que comenzó ese día (hace un año atrás) y que está pronto a concluirse…

M: sólo quiero decirte que eres todo lo que siempre quise que de pronto un día estaba en mi coche diciéndole al universo, quiero a alguien así y llegaste tú y quiero que sepas que tenía mil dudas en mi vida y ahora sé, por lo menos, lo que quiero y lo que necesito y también sé que a veces las cosas sólo ocurren sin que uno se de cuenta. GRACIAS POR ESO, Graaaacias por hacerme sentir viva, por cada beso, cada palabra, cada caricia, cada mirada, cada segundo, cada pensamiento, cada respiración y cada suspiro de este mes que sólo tenían un porque, una razón, un destino, un rumbo: TUUUUUUUUUU.

C: solo quiero que sepas que eres una mujer maravillosa que de ser un paréntesis te volviste un asterisco y que te mereces todo así que no dejes que cualquiera te haga perder el tiempo, porque te mereces algo mucho mejor por cómo eres guapa, inteligente, linda con unos ojitos hermosos. Me gustaría haberte conocido antes pero estoy seguro que no pasarán 40 años para volver a verte. Te mereces todo guapa, todo.

M: eres un chavo genial. Conocerte paso de ser un placer a convertirte en mucha alegría. Me tomaste por sorpresa, entraste y sacudiste todo estar contigo fue grandioso te quiero de verdad, te llevas una parte mía. Daría lo que fuera por que te quedaras. Tanto tiempo te busqué y llegué tarde juro que en la siguiente llegaré antes.

C: te puedo decir lo que de dije en el aeropuerto, que te quiero y a 7601 km., lo sigo haciendo pero ahora extrañando esos ojos y esos weros.

Ya lo ves, la vida es así, tú te vas y yo me quedo aquí.

Sí ya sé que la rola está ardillisima, pero pues que la oigo hoy que me hace llorar. Lo peor!!! me la séeee, debería demandar a mi madre por hacerme oír esta rolas de chica!!!!!

No te rindas


Y para este día que en realidad no significa nada, pero que podría, un poema soberbio, nuevamente de Mario Benedetti.

No te rindas, aún estás a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
Liberar el lastre, retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje,
Perseguir tus sueños, destrabar el tiempo, correr los escombros,
Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas, quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa, ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas e intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme, aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Mario Benedetti

Se ha producido un error en este gadget.

Soy una mujer en construcción

Seguidores

Buscar este blog