Nos hizo falta tiempo



Nos hizo falta tiempo 
Nos comimos el tiempo 
El beso que forjamos 
Aquél vino que probamos 
Se fue de nuestras manos 

Nos hizo falta tiempo 
De caminar la lluvia 
De hablar un año entero 
De bailar tú y yo un bolero 
Mira que hizo falta tiempo 

Nos hizo falta tiempo 
Para andar en una playa 
Inventar una aventura 
Dedicarse a la locura 
Dibujarte los antojos 
Descifrar que hay en tus ojos 
Mira que hizo falta tiempo 

Nos hizo falta tiempo 
Para que te convenciera 
Que eras tú mi vida entera 
Que de blanco te vistieras 
Que mi abrazo consintieras 
Que en verdad me conocieras 
Mira que hizo falta tiempo 
Mucho tiempo por vivir...


(La historia del conejo según Mariana Fonteboa, él puede tener otra opinión)
http://www.youtube.com/watch?v=IgrgrQ4b8e4&feature=related

¿Vivir o tener?


Del quiero TENERLO al quiero VIVIRLO, la diferencia entre ser ordinario y ser distinto.
En estos tiempos, donde la loca carrera por comprar cosas ocupa gran parte del pensamiento de la gente y de sus conversaciones, me parece pertinente tomarnos un tiempo para hablar de lo valioso de la vida. La verdad es que no pretendo hacerla de “evangelizadora”, sin duda alguna me falta mucho por aprender, pero creo que correr me ha dado ciertas pautas para sentir lo que verdaderamente importa. Aquello que otros escriben o describen para hacernos cambiar de rumbo, yo lo vivo a diario cuando mis piernas vuelan el asfalto.

En las últimas semanas he escuchado cientos de veces la misma conversación sobre la compra de un refrigerador de 17 pies que, además, ya hasta amerita la toma de fotografías. Las tres mujeres que hablan del tema hasta ovacionan "ooooH qué lindo", "¡wow que oferta!", y yo pienso ¿neta son tan huecas para llevar 3 semanas hablando de algo así?

Mi vida no es digna de una biografía, me queda claro, pero hace años, un día de lluvia como los que hemos tenido últimamente mi mente se hizo conciente de lo que llevaba unos minutos haciendo: estaba corriendo. Corría por lo que queda del Bosque de los Remedios, en el parque La Hoja, cuando aún crecían los girasoles silvestres a un lado de “la pista” que los corredores del norte de la ciudad habíamos hecho con nuestros pasos y recuerdo haber pensado: “wow, estoy corriendo, mis piernas son fuertes, casi podría decir que me despejo del suelo y mis manos y brazos se llenan del rocío de las flores tras la lluvia” y agradecí. Juro que agradecí a Dios la infinita bendición de ese día y de tanto otros en que me permite ver esas cosas tan hermosas.

¿Quieres seguir leyendo la nota? Chécala completa en ¿Vivir o tener?

Mira mis historias como esta en byrunners.com 

Hojas de vida

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, más otras apenas vemos entre un paso y otro.

A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos. Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá, que nos muestran lo que es la vida.

Después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros. Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien. Más el destino nos presenta a otros amigos, los cuales  no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino. A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón, Son sinceros, son verdaderos. Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz. Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces es llamado amigo enamorado.

Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies. Más también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones, unos días o unas horas, ellos acostumbran colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante un tiempo que estamos cerca, hablando de cerca, no podemos olvidar amigos distantes, aquellos que estan en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.

El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima, y perderemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones, pero lo que nos deja más felices, es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegria, son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.

Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad.

 Hoy y siempre... simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única, siempre deja un poco de si y se lleva un poco de nosotros.

Habrá los que se llevaran mucho, pero no habrá los que no nos dejarán nada, esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

¡¡¡¡Vuela ALTO!!!!


Después de la Segunda Guerra Mundial, un joven piloto inglés probaba un frágil avión monomotor en una peligrosa aventura alrededor del mundo.

Poco después de despegar de uno de los pequeños e improvisados aeródromos de la India, oyó un ruido extraño que venía de detrás de su asiento y se dio cuenta que había una rata a bordo y que, si roía la cobertura de lona, podía destruír su frágil avión.


Podía volver al aeropuerto para librarse de su incómodo, peligroso e inesperado pasajero, pero derepente recordó que las ratas no resisten las grandes alturas. Volando cada vez más alto, poco a poco cesaron los ruidos que ponían en peligro su viaje.

Moraleja: Si amenazan destruirte por envidia, calumnia o maledicencia... ¡VUELA MÁS ALTO! Si te critican... ¡VUELA MÁS ALTO! Si te hacen alguna injusticia... ¡VUELA AUN MÁS ALTO!

!!!!RECUERDA SIEMPRE QUE LAS RATAS NO RESISTEN LAS GRANDES ALTURAS!!!!

Antoine de Saint-Exupéry

Mar


El mar es inconsistente con los sentimientos
A veces los arrastra hasta la playa
Y los deja morir en los caracoles
Con el recuerdo del vaivén de olas
Llevando y trayendo soledades
Tristezas,
Nostalgias,
Milagros.
Pero a veces el mar se apiada
Y nos permite ver la luz
Mientras una ola nos ahoga
Y nos asfixia hasta el punto de verdad
Donde la vida y muerte
Son uno solamente.

Entre la multitud de almas
Que son tragadas por una ola
A veces está la nuestra
No la que cargamos a cuestas y nos pesa
Sino la que podría salvarnos de la tristeza
El mar nos coloca frente al amor
Y nos vuelve ciegos
Esperando que al sentirlo podamos abandonarnos de nosotros mismos
Y por un momento
Solo por un momento deseemos ser felices.
Después de eso no hay nada más que intentar.
Incluso en el dolor, el amor se incrusta como una esperanza
Incluso en el instante que no vemos
Que no sentimos
Y que casi siempre dejamos pasar con nuestra felicidad
Mientras contemplamos la orilla incorrecta
La que no ha de esperarnos
La que creemos perfecta
Y al final
La que pasamos de largo
Siempre en la espera siguiente
En la pregunta constante
En la duda incesante
En todas las olas menores que no hacen mar
Ni puerto
Ni playa...

Me lo regaló Tere hace ya varios años. La importé de Hi5!

52 destinos y una cucharita para el postre


Wow, estamos hoy en una nueva coordenada del Universo, un nuevo punto en una dimensión distinta, además pronto será mi nuevo año personal. Ayer quedaron enterradas muchas cosas y hoy es un nuevo ciclo y para este periodo como bien dice Martha, tengo 52 destinos diferentes y una cucharita para el postre, lo que quiere decir que lo mejor está por venir.


Mi primer destino, semana de cinitoooo :D

Se ha producido un error en este gadget.

Soy una mujer en construcción

Seguidores

Buscar este blog